Crecen las denuncias contra empresas que ofrecen tratamientos domiciliarios de rehabilitación con personas no habilitadas para ejercer la kinesiología