Crecen las denuncias contra empresas que ofrecen tratamientos domiciliarios de rehabilitación con personas no habilitadas para ejercer la kinesiología

La demanda de rehabilitación kinesiológica domiciliaria, una prestación ofrecida por empresas privadas y que, en muchos casos es tercerizada  por obras sociales,  ha crecido notablemente en los últimos años junto al aumento de las Empresas de Atención Domiciliaria. 

Al mismo tiempo se incrementaron las denuncias y la detección de contrataciones realizadas por estas empresas, de personas no habilitadas para realizar rehabilitación: “masajistas”, “auxiliares”, “rehabilitadores”  y/o “profesores de educación física” entre otros.

Según  registros del  Colegio de Kinesiólogos de la provincia de Buenos Aires (CoKiBA), hubo un aumento del 30% en  las denuncias que la institución recibe relacionadas con esta problemática.  “En la mayoría de los casos son los mismos damnificados quienes  realizan las presentaciones.  Es importante destacar que el ejercicio ilegal en tratamientos kinesiológicos a cargo de pseudoprofesionales pone en riesgo la salud de los pacientes y puede derivar en complicaciones severas”, explicaron en CoKiBA.

Aclararon además: “Las empresas que ofrecen servicios de asistencia domiciliaria deben tener en cuenta esta problemática y no cometer irregularidades, al momento de incorporar personal para prestaciones de salud”.

La Comisión de Ejercicio Profesional del  Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires,  intervino directamente sobre las denuncias recibidas, en primera instancia, exigiendo a las empresas que desistan de ofrecer tratamientos de rehabilitación con personal sin título habilitante para ejercer la kinesiología y también elevando informes de cada caso al Ministerio de Salud provincial, principal agente de control de los profesionales de la salud y de las empresas de atención domiciliaria, para que intervenga con inspecciones.

Se trata de empresas que, de manera privada o como prestadoras subsidiarias de obras sociales, se presentan ofreciendo tratamientos con equipos multidisciplinarios integrados por médicos, fisiatras, traumatólogos, psicólogos y kinesiólogos, entre otros profesionales. “Muchas veces por desinformación o para manejar bajos costos, las firmas contratan personas que no están legalmente habilitados para ejercer la kinesiología y por lo tanto no tienen los conocimientos ni la formación para ejercer nuestra profesión”, aclaró el Lic. Juan Felipe Orta.

La Comisión de Control del  Ejercicio Profesional fue creada por el Consejo Directivo del Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires hace más de 20 años. "Si bien llevamos adelante una tarea intensa desde la Comisión, resulta clave la intervención y el acompañamiento de los organismos estatales,  que tienen el poder de policía para clausurar o para suspender la actividad de quienes trabajan en forma irregular o ilegal. Destacamos la activa participación de colegas en la detección y denuncia de estas situaciones”, dijo el Lic. Rafael Mancera. 

Para profundizar la concientización del ejercicio kinesiológico dentro de los marcos legales, desde el CoKiBA se continúa, además, con campañas que incluyen la difusión de los  requisitos que se necesitan para desempeñar la actividad profesional y charlas informativas sobre los alcances de la Kinesiología.

Nuestro compromiso como institución es defender el trabajo de los Kinesiólogos y actuar, con todas las herramientas que contamos, contra el ejercicio ilegal de la Kinesiología en todo el territorio bonaerense”, explicaron en el Colegio provincial de Kinesiólogos.