Prensa | La intervención de la Kinesiología durante el embarazo, el parto y el puerperio es clave para evitar daños en los órganos pélvicos